jueves, 22 de marzo de 2007

Seriamente...



Estoy un poco preocupada y asustada.


Voy a comentar algo que no me incumbe a mí, pero si que me salpica.


Yo vivo con un chico y una chica. Nos llevamos razonablemente bien, tenemos cuartos independientes y la casa es bastante grande.


SIn embargo, desde hace un par de meses; mi compañero se esta volviendo un ser insoportable.


Breves antecedentes:


Hasta ahora mi compañero, que a partir de ahora denominaré Psicokiller, ha estado manteniendo una relación intermitente y tormentosa con un hombre casado que vive a 700 kms. Este hombre, ya se lo hemos dicho mi compañera y yo, lo tiene de entretenimiento; que vaya asumiendo que no va a dejar su vida de riqueza y lujos por mucho que Psicokiller le suplique. Tiene 3 hijos, en edad universitaria. La vida hecha. Bien, pues este hombre ya le ha dicho por activa y pasiva a Psicokiller que pase de él, que se olvide. Y mi compañero erre que erre insistiendo, llamando, cogiendo nuestros móviles si nuestro permiso para hacerle encerronas al novio cuando no le cogía el teléfono.





Esto ha hecho que se convierta en un desequilibrado; no sale de casa salvo para comprar tabaco, no limpia, todo el día enganchado en el ordenador EN EL SALÓN de tal manera que tu no puedes hacer nada, habla de su novio para acá novio para allá...y ahora le está dando por beber desde primera hora de la tarde.



Hubo un día que llegaba yo del gimnasio, agotada después de todo un día de curro y deseando sentarme y ver "Anatomía de Gray" cuando me encuentro el pastelazo de Psicokiller llorando como una madalena, con una botella de vino vacía en la mano. ¿QUé hice yo? Pues meterle un simposium del orgullo, de la vida, y de salir hacia adelante... Hacerle una tortilla y acostarle en su cama. Esto fue hace tres semanas y todavía estoy esperando que me de las gracias.


Mi compañera me ha comentado que ha habído un par de veces que se ha puesto violento, llegando incluso a levantarle la mano diciendole que "Quien era ella para darle consejos", a mí, la vez que me lo encontré borracho subiendo a casa, me cogió de la pechera y me dijo que "Yo nunca había luchado por el amor, así que yo no sabia nada de la vida". Muy ofendida, le dije primero que me soltara y luego que no tenía ni puta idea de mi vida, así que ni opinara de mí ni de nadie.




Y en este momento, son las 7 de la tarde y lleva 3 vasos de vino duralex hasta el borde.


Ya no le doy consejos, porque no los pide. Aunque si los pidiera tampoco se los daría.


Simplemente, me preocupo.

5 comentarios:

helen dijo...

Madre mía, madre mia como esta la cosa mari... Me quedo muerta.

desorden dijo...

¿Has pensado en echarlo a la puta calle y cambiarlo por alguien más 'normal'?

Manu dijo...

Por cosas como esas vivo solo

la nena dijo...

si si que lo hemos pensado... lo que pasa es que mi compañera y yo somos unas benditas...

Sr_Skyzos dijo...

Pues se podría beneficiar a algún hijo de su novio, que por edades...

Vale, bromas aparte empieza a ser algo peliagudo tener un psicópata de andar por casa enzulado en el comedor. Mucha suerte.