domingo, 15 de abril de 2007

Motes...

Hace unos días, hablando con un colega via Messenger, me dijo que su nick de ese momento , se debía a la "costumbre" de las chicas de ponerle motes caríñosos a los tíos.Esto me dio que pensar e intenté recordar todos los motes cariñosos que me ha puesto la gente a lo largo de mi vida.
Cuando era pequeña, para mis padres, mis tios y mi abuelos era la Churri o Churri Cuqui, esto me jodía soberanamente y me sigue jodiendo porque hay primos de mi madre que los veo de boda en boda y con 26 años ya en el cuerpo, es como : "¿Qué tal te va la vida, Churri?" PERO que coño Churri, hostia, si tu mujer tiene dos años mas que yooooooooooo....

Para mi primer novio era la Nena o la Niña, son bastante típicos por ahí abajo.

Para J. yo era Cari. El también lo era para mí.

Cuando crecí, mis padre pasaron del vergonzoso Churri Cuqui a los sorprendentes Isótopa (papá), Cuchufleta (mamá) e Isoponcia (mi hermano). Flipo con la imaginación de mi familia. Para mí, mi padre es Pater, mi madre Pati y mi hermano su nombre en inglés.

Para mis amigas, a ver... están sus motes particulares, algunos ya no los usamos, y hay otras que no tienen pero son Tika, Pink, la Grande, La Peke, Chatuna, Helen.... Cuando no hay mote definitivo, o para llamarnos entre nosotras somos: Nenica, Amparo o Antonia, a veces tambien somos MariPuri. Ni que decir tiene que ninguna de nosotras nos llamamos así.

Para P. yo soy el diminutivo de mi apellido. No lo pondré porque resultaría revelador, pero fijaos, es un puto liante hasta para ponerme mote. Yo le llamaba como su apellido, que resulta (ironias del destino) que es el mismo que del Rey de las Camas....

Para C. yo era Churrilla. Para mí era ( al lorito) Guli, Goldo o su nombre en inglés.No me preguntéis porqué....

Sé que se me faltan algunos, pero son demasiado evidentes y están ligados con mi nombre o con mi apellido. Un nombre sencillo y aburrido, un apellido sonoro, largo y desproporcionado.

Es por eso, y por García Márquez que a mi hija la voy a llamar Úrsula. Y a mi hijo Hugo o Darío.

10 comentarios:

desorden dijo...

La mayoría, derivados del nombre y apellido, pero también Maradona, Pitus, Iggy, dEsoRdeN... XD

María % Milindrisa dijo...

madre mía, motes aparte, vaya tuneado de blog que te has hecho!!!

de mote helen dijo...

Vamos a ver Antonia... Ursula ya sabes tu que me parece que es tener mala leche ponerle ese nombre a tu pobre niña, y que por eso, te dijimos que a tu niño no podías ponerle un nombre como Pablo, porque hay que equilibrar. Pero DARIOOOO.... HUGO...!!! Madre del amor hermoso!! Se nos va de las manos Maripuri! jajaja.

maestra en prácticas dijo...

yo la verdad es que jamás de los jamases he tenido mote (ni a estas alturas de mi vida quiero)...y tampoco era original para llamar cariñosamente a mis ex-parejas (único nombre para todos:chiqui y punto)...jejeje...y lo que menos me gusta aún son los diminutivos (sólo hay una persona en este mundo que me dice "_____itas", y se lo perdono por lo graciosa que lo dice)
Amparo, se te olvida que existe otra C (letra con la cuál no tuviste nada que ver) que te decía "señorita _______" jejejeje
un besico antonia

la nena dijo...

Desor: Maradona? Pitus? Una explicación quiero!!!

Milin: la vida del estudiante, un aburimiento andante...

Helen: Pues como tenga dos hijas la otra se va a llamar Romina, asi que aplicate el cuento tita Helen jejej

Maestra: Cuando hablamos de tí en mi casa te llamamos ..........itas jejej
Y ese C. no será uno que un día se quedó dormido de pie no?

helen dijo...

Romina?? Pero bueno Amparo, tú has empezado ya a ahorrar para el psicoanalista que le vas a tener que pagar a esas dos criaturas?? jejeje.

desorden dijo...

Ambas explicaciones puramente futbolísticas: Maradona, porqué en la época en que El Pelusa jugaba en el Barça, en el barrio de mi abuela yo destacaba por encima de los demás con la pelota a los pies, y además era bajito como él. Pitus vino de casualidad, en el equipo de fútbol de la escuela: en un entrenamiento, el entrenador hizo dos equipos, y en uno coincidió que estábamos los más pequeñitos: uno de los 'grandes', en plan mofá, nos empezó a llamar Pitufos, pero se acabó llevando una lección, y a mí se me acabó quedando el mote reducido: Pitus. Uno de los nombres de guerra que más se ha prolongado (de hecho, tengo amigos que todavía me llaman así...).
Y ya puestos, el de Iggy me lo puso un australiano, el verano que estuve por sus tierras (inolvidable 2005!!), porqué no sabía pronunciar mi nombre, y lo cambió por otro más fácil.
EL abuelo cebolleta contando batallitas

Cayetana Altovoltaje dijo...

Sólo a mi madre le permito que me añada las terminaciones en -ina y -uski. Sólo mi padre me llama por el nombre completo de siete letras, los demás utilizan sólo las tres primeras, menos cuando vivía en yanquilandia o en las inglands, que me añadían una cuarta, en medio o al final. A la vuelta de los países anglófonos, a algunas amigas les dio por terminarme en -eich, que es como muy ajanderklander pero me hace gracia. Mi ex, como era usaco, me llamaba "baby", sí, lo sé, suena megacursi pero en aquél armario-oso de hombre resultaba muy tierno.
Mi hermano me llama sista.

Tú verás lo que les pones a tus hijas. Úrsula a mí me suena a señora mayor, pero si es por G. Márquez, vale. Pero Romina... tíaaaa Romina Pagüeerrrr nooooo!!!!

la nena dijo...

Ursula y Romina.
Con un par.

el pato dijo...

la verdad es que es un puntazo que te acuerdes de todas las cosas que te han llamado a lo largo de tu vida